Lunes

Mi novia me obliga a escribir teatro. Y después me intenta convencer de que a mí me encanta escribir teatro. Estoy harto de esta mujer. Si el viernes alguien va a ver la obra, y va en coche, por favor, que no apague el motor, que simplemente me avise que está fuera. Yo saldré del teatro corriendo y le pediré que arranque. Mi novia no tardará en tirarse encima del capó, en escupirnos los cristales y en patearnos los retrovisores. Será divertido. Y así conocéis a mi novia.

Anuncios